miércoles, 28 de diciembre de 2005

El 2 de Abril y la Guerra de Irak

Adrian Salbuchi
(Buenos Aires - Argentina)

Este 2 de Abril se cumple un nuevo aniversario de la recuperación de las Islas Malvinas por la Argentina. Entonces, en 1982, fuimos atacados por las fuerzas armadas del Reino Unido que contaban con el apoyo irrestricto de Estados Unidos. Londres y Washington/Nueva York mataron a nuestros bravos aviadores de la Fuerza Aérea, martirizaron a nuestros marineros del General Belgrano, y masacraron a nuestros jóvenes soldados, suboficiales y oficiales del Ejército.

Argentina pierde aquella batalla y el Enemigo - que en 1976 había apoyado a Videla, Harguindeguy, Martinez de Hoz, Klein y Alemann -, en 1983 nos castiga imponiéndonos su "democracia", gerenciada por Alfonsín, Menem, Cavallo, De la Rúa y los suyos, encabezando una tristemente larga lista de cobardes y repugnantes traidores, activos hasta el día de hoy.

Así nos fue. Así nos va. Así nos irá

Hoy, 21 años después, ese mismo Enemigo ataca con mucha mayor ferocidad al pueblo martir de Irak. Bombardea cruelmente sus ciudades abiertas y milenarias como Basora y Bagdad; mata y desmiembra a mujeres, niños y ancianos; destruye sus viviendas, servicios públicos, hospitales. Nuevamente, Estados Unidos de América y el Reino Unido de Gran Bretaña; nuevamente los mismos intereses centrados en Londres, Washington y Nueva York.

El paralelo entre ambas guerras debe ser particularmente significativo para los argentinos.

No se trata de estar de acuerdo o no con Galtieri o Saddam. Se trata de rescatar la sana y viril reacción del pueblo argentino de entonces y del pueblo iraquí de hoy, que no toleran que venga la bota invasora de dos naciones genocidas a pisar su suelo y a matar a su gente.

El valor de la Gesta de Malvinas no tiene nada que ver con la soberbia estupidez de Galtieri quien confió en la "diplomacia" de Costa Méndez (miembro fundador del CARI - operador local del poderoso Council on Foreign Relations, junto a Mariano Grondona, Fernando de la Rua y Roberto Lavagna), ni con la cobardía militar del Gral. Mario Menéndez (quien, para salvar su péllejo, nos quitó el símbolo heróico que hubiera significado que un general argentino - (¡por Dios, al menos UNO!) - actuara con coraje y Honor, dando su vida por la Patria).

Eso sí: rescatemos la bravura de aviadores como García Cuerva, marinos como Giacchino y los soldados artilleros que defendieron Puerto Argentino hasta el último momento y hasta el último aliento.

Este 2 de abril, pensemos en quienes son nuestros verdaderos Enemigos externos, y quienes son sus eternos aliados internos, artífices de "relaciones carnales" con el Imperio, y porteros que abren el paso a todo caballo de Troya que pretende ingresar a nuestra Patria para saquearnos.

Abramos los ojos. Miremos bien quienes son los que desde siempre incendian el mundo. Comprendamos que lo que ayer fueron las destrucciones por el fuego de Berlin, Hiroshima, Hanoi y Belgrado; y hoy vemos en Basora y Bagdad; pronto vendrá sobre Bogotá, Brasilia o Buenos Aires.

Es el mismo Gran Enemigo Mundial que controla férreamente las estructruras de poder real privado del Nuevo Orden Mundial. Se mimetiza con Estados Unidos y el Reino Unido pero, en verdad, está por encima de toda nación y tiene un poder y alcance planetarios. Abramos los ojos. Ayer incendiaron Europa y Asia, hoy masacran a Palestina e Irak, mañana lo harán con nosotros.

El 2 de Abril de 1982 fue el inicio de la Gesta de Malvinas.

No nos durmamos. ¡ESTA es la Hora de los Pueblos!

Preparémonos para la Gran Batalla.

Esta guerra también se vendrá encima de nosotros.

Ya son tiempos de tomar una decisión clave: RESISTIR O MORIR.

¡¡Honor y Gloria a los argentinos caídos en Malvinas en 1982!!

¡¡Viva el Pueblo Argentino!!

¡¡Viva el Pueblo de Irak!!


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada