lunes, 2 de mayo de 2011

Bin laden, orwell, Goldstein, Iran.



Nadie puede tragarse el sapo de esta operacion de prensa ya que todos sabemos que bin laden murio hace bastante tiempo, lo importante es lo que se viene, y lo que se viene puede estar ligado a la supuesta venganza de alqaeda en territorio americano o europeo. En esto prestar atencion a las alertas de prensa que hablan de una bomba nuclear en suelo americano o al uso de armamento bacteorologico en europa como lo anunciaran las brigadas que se adjudicaron el 11M en madrid.

El operativo terrorista deberia ser de tal magnitud que justifique un operativo mayor contra iran. Este es el tema de los temas, que evento catalizador podria motorizar un operativo militar contra iran.

Mientras tanto podriamos analizar, cuando muestren al muñeco o al doble, la vida de una persona que ha vivido en la clandestinidad y sin embargo las cadenas de tv saben los detalles de su vida. Totalmente contradictorio. Busquemos en los textos de orwell la continuacion de este dramatico capitulo que vive la humanidad:

Un momento después se oyó un espantoso chirrido como de una mostruosa máquina sin engrasar, ruido que procedía de la gran telepantalla situada al fondo de la habitación. Era un ruido que le hacía rechinar a uno los dientes y que ponía los pelos de punta. Había empezado el día del odio.
Como de costumbre, apareció en la pantalla el rostro de Emmanuel Goldstein, el Enemigo del Pueblo. Del público saltaron aquí y allá fuertes silbidos. La mujeruca del pelo arenoso dió un chillido mezcla de miedo y asco. Goldstein era el renegado que desde hacía mucho tiempo (nadie podía recordar cuanto) había sido una de las figuras principales del partido, casi con la misma importancia que el Gran Hermano y luego se había dedicado a actividades contrarrevolucionarias, había sido condenado a muerte y se había escapado misteriosamente, desapareciendo para siempre. Los programas de los Dos Minutos de Odio variaban cada día, pero en ninguno de ellos dejaba de ser Goldestein el protagonista.

(…) Antes que el Odio hubiera durado treinta segundos, la mitad de los espectadores lanzaban incontenibles exclamaciones de rabia. La satisfecha y ovejuna faz del enemigo y el terrorífico poder del enemigo que desfilaba a sus espaldas era demasiado para que nadie pudiera resistirlo indiferente. Además, sólo con ver a Goldstein o pensar en él surgían el miedo y la ira automáticamente. Era él un objeto de odio más constante que Eurasia o que Asia Oriental.

(…) Lo horrible de los Dos Minutos de Odio no era el que cada uno tuviera que desempeñar allí un papel, sino al contrario, que era absolutamente imposible evitar la participación porque era uno arrastrado irremisiblemente. A los treinta segundos no hacía falta fingir. Un éxtasis de miedo y venganza, un deseo de matar, de torturar, de aplastar rostros con un martillo, parecían recorrer todos los presentes como una corriente eléctrica convirtiéndole a uno, incluso contra su voluntad, en un loco gesticulador y vociferante.

(…) En el mismo instante, produciendo con ello un hondo suspiro de alivio en todos, la amenazadora figura se fundía para que surgiera en su lugar el rostro del Gran Hermano, con su negra cabellera y sus grades bigotes negros, un rostro rebosante de poder y de misteriosa calma y tan grande que casi llenaba la pantalla. Nadie oía lo que el gran camarada estaba diciendo. Eran sólo unas cuantas palabras para animarlos, esas palabras que suelen decirse a las tropas en cualquier batalla, y que no es preciso entenderlas una por una, sino que infunden confianza por el simple hecho de ser pronunciadas. Entonces, desapareció a su vez la monumental cara del Gran Hermano y en su lugar aparecieron los tres slogans del Partido en grandes letras:

LA GUERRA ES LA PAZ
LA LIBERTAD ES LA ESCLAVITUD
LA IGNORANCIA ES LA FUERZA





3 comentarios:

  1. Hace unos cuantos años leí esa novela de Orwel. Como suele suceder la obra supera al autor puesto que él pensaba en aquel momento en la amenaza soviética. La historia demostró que la real amenaza debia provenir de otra fuente, el capitalismo. Esta bestia bicéfala que tiene su guarida en el norte se américa recurrió a aquel truco ideado por Orwel. Inventar un enemigo a la medida de su codicia. Entender esta analogia es entender el mecanismo vulgar de estos criminales.

    ResponderEliminar
  2. Es que la obra encaja porque el nuevo orden mundial es el calco de la union sovietica a escalas planetarias. haga uns eguimiento del blog y vera que este tema esta requetetocado. Lo que se viene no es mas capitalismo es una dictadura mundial de corte stalinista.

    Saludos

    ResponderEliminar
  3. http://www.bibliotecapleyades.net/ciencia/newparadigm/newparadigm_sp.htm

    ResponderEliminar