miércoles, 17 de septiembre de 2008

MANIFIESTO

MANIFIESTO DEL PENSAMIENTO NACIONALISTA ANTE LA SINARQUÍA Y LA GLOBAALIZACIÓN

PREÁMBULO

Si nosotros creemos en Dios Padre Todopoderoso, Creador del Cielo y de la Tierra; si estamos convencidos que por Su infinita Misericordia e Intersección se ha creado esta Patria con el concurso de nuestros abuelos y de nuestros muertos gloriosos; y que nuestras familias son el único cimiento abnegado sobre el que se apoya nuestra Nación, entonces es clara la consigna: Dios, Patria y Hogar; y es clara la divisa: la Bandera de la Patria que tiene los colores de la Madre de Dios.

PRIMERA VERDAD

Sabemos que si una persona no está dispuesta a arriesgarse por sus opiniones, o cree que sus acciones y opiniones no valen nada, resulta que esa persona es la que no vale nada: pues tiene el alma de esclavo quien espera que otro lo libere. Nadie cosecha sin haber sembrado. Y, si alguno lo puede hacer, es seguro que está robando.

SEGUNDA VERDAD

El mundo actual no se rige por la Justicia, ni por la búsqueda del Bien Común, ni por la monserga de los tratados internacionales, ni –mucho menos- por la Etica. El Mundo se rige por el Poder, que no está en las manos del Pueblo, sino en los empleados vernáculos de la Sinarquía Internacional, que en nuestro suelo se hacen llamar Clase Política: es la Nueva Oligarquía que habrá que derrotar como aquella de la Década Infame.

TERCERA VERDAD

La cantidad de Poder de que disponen individuos, organizaciones y naciones es un factor clave y determinante.

Sin embargo, la calidad del Poder –dado por la creatividad, la capacidad e idoneidad de quienes lo ejercen, o detentan como las bandas que han asolado a la Patria- conforma un factor aún más importante.

CUARTA VERDAD

La Ley del Poder es una ley de hierro; cruel y fría:

Quien tiene Poder lo utiliza para promover sus propios intereses. Quien no tiene Poder habrá de sufrir las consecuencias de las acciones de quienes tienen Poder para promover sus objetivos e intereses.

QUINTA VERDAD

El Poder Real impulsa causas usualmente visibles que generan efectos manifiestamente visibles puestos en práctica por la dulcamara del Poder Formal.

Simétricamente, el Poder Formal manifiesta efectos visibles que obedecen a causas usualmente no visibles emanadas desde las instancias del Poder Real. Sin embargo este Poder Real nunca aparecerá y si lo hace será para mostrarse como víctima y cobrar jugosos dividendos.

SEXTA VERDAD

La gran privatización de nuestros tiempos es la Privatización del Poder a escala nacional y a escala planetaria. Todo concurre y debe concurrir hacia el dios verdadero: el Becerro de Oro.

SÉPTIMA VERDAD

Hoy tenemos un Gobierno Mundial, pero dado que el Poder Mundial ha quedado privatizado, surge por carácter transitivo que el Gobierno Mundial que rige al planeta es también de naturaleza eminentemente privada.

OCTAVA VERDAD

Para que haya Paz se necesita de la voluntad de todas las naciones para resolver sus problemas y diferencias por vías no violentas.

Para que haya Guerra, sin embargo, sólo se necesita que una de esas naciones decida imponer su voluntad sobre las demás por la violencia.

A la Argentina –nación pacífica- el Nuevo Orden Mundial la viene agrediendo hasta la mortificación, mediante una estrategia de Guerra Total, por cuanto nuestro vasto territorio y sus inmensos recursos son indispensables para sus planes de dominio mundial.

Tenemos entonces dos caminos: ¡Defensa o Claudicación! (¡Liberación o Dependencia!).

NOVENA VERDAD

La Supervivencia y Defensa en la Tenebrosa Jungla del Nuevo Orden Mundial exige que pensemos más con el cerebro propio y menos con el cerebro ajeno. En lugar de copiar hay que crear; en lugar de mirar hay que ver y en lugar de decir hay que hacer.

DÉCIMA VERDAD

El objetivo supremo de toda mafia consiste en copar los ejes del Poder público –el Estado- a fin de imponer un sistema jurídico afín a sus intereses. De esta forma, sus actividades pasan a ser legales, más allá de que sean naturalmente ilegítimas y antisociales. Por tal motivo es el Congreso de la Nación el epicentro de la mafia.

DÉCIMA PRIMERA VERDAD

En la Argentina actual no debiera haber ya más izquierdas o derechas. Posiciones geométricas vetustas traídas al escenario del sainete por el personeros del Régimen Perverso para engañar a nuestro Pueblo.

La gran divisoria ideológica se da entre quienes son Colaboracionistas con los objetivos e intereses del Nuevo Orden Mundial (sea por conveniencia, ignorancia, pasividad o traición), y quienes conforman la Resistencia Nacional ante aquellas fuerzas que buscan debilitarnos y dañar los intereses de nuestro Pueblo y Nación.

DÉCIMA SEGUNDA VERDAD

Fuerza e Hipocresía: estas son las dos temibles armas del Nuevo Orden Mundial y ejercidas por los empleados del Régimen Perverso con santa religiosidad.


DÉCIMA TERCERA VERDAD

El Estado-nación de los Estados Unidos de Norte América ha quedado secuestrado por operadores, instituciones y fuerzas que priorizan el interés nacional y los objetivos del Estado de Israel y los intereses políticos, económicos y financieros del Nuevo Orden Mundial, presididos por Inglaterra, que no sería de extrañar que aún decida sobre qué debe hacer y qué debe dejar de hacer su antigua colonia.

DÉCIMA CUARTA VERDAD

Estados Unidos de Norte América gobierna al mundo, pero el Estado de Israel gobierna a los Estados Unidos de Norte América y a Inglaterra. Y han hecho creer al mundo que todo es al revés: que el Estado de Israel está al servicio de los Estado Unidos e Inglaterra.

DÉCIMA QUINTA VERDAD

El mundo se encuentra ante una grave encrucijada debido a que Estados Unidos, Inglaterra y el Estado de Israel disponen de poder militar formidable e irresistible, que utilizan para promover sus intereses sin consideración alguna por los intereses del resto del mundo.

Esto conforma una peligrosa patología geopolítica que hoy amenaza al planeta entero.

El Desafío Mundial de nuestros tiempos es cómo harán los pueblos del mundo para liberarse de semejante abominación.

DÉCIMA SEXTA VERDAD

No todo sionista es judío; y no todo judío es sionista. Sin embargo a la hora de actuar pareciera que lo hacen mancomunadamente, y que el interés judío es el sionista y viceversa. Es al pueblo judío a quien le corresponde, si es que puede, hacer la separación de estas aguas, poner a cada uno en su lugar y decirnos a voz en cuello de qué lado se encuentra él.

DÉCIMA SÉPTIMA VERDAD

La búsqueda de la supuesta pista iraní en los atentados contra la embajada israelí y la AMIA puede arrastrar a la Nación para convertirse en parte beligerante del lado del bando anglo-estadounidense-israelí en el creciente conflicto en Medio Oriente.

Resulta fundamental, entonces, investigar una más verosímil pista israelí en torno a ambos atentados (que en su momento se siguió y fue abandonada inexplicablemente).

DÉCIMA OCTAVA VERDAD

Lo que hoy se hace pasar por Democracia es un mero electoralismo, en el que un conjunto de partidos políticos, férreamente controlados y subordinados al Poder del Dinero, compiten entre sí, para determinar cuál de ellos será el sirviente más puntilloso y fiel del poder extranjero y servirá mejor a los designios inconfesables del Nuevo Orden Mundial.

DÉCIMA NOVENA VERDAD

La Moneda –el dinero- no debe ser otra cosa que un bono o vale por el trabajo efectuado en el pasado (ahorro), que se hace en el presente (salario) o que se realizará en el futuro (crédito). La Moneda no puede ser un fin en sí misma: es sólo un medio.

Su sola tenencia o acumulación no puede ser motivo de su crecimiento parasitario. Por ello, el interés sobre el dinero es fundamentalmente antinatural, amoral y antisocial. Quienes practiquen el interés y la usura deben recibir la máxima condena por delito tan execrable, para ejemplo y escarmiento de todas las generaciones existentes y por venir. El principio rector debe ser: el mejor banco para la Moneda es el bolsillo de los que trabajan.

DUODÉCIMA VERDAD

La moneda es a la economía nacional lo que la sangre es al cuerpo humano: debe ser sana, circular con velocidad-presión correcta, y en cantidad justa. Si una de estas partes falla, el cuerpo se muere. Nosotros ya conocemos esto por haber muerto varias veces.

Sin moneda propia, no habrá nación Justa, ni Libre, ni Soberana.

DUODÉCIMA PRIMERA VERDAD

La Moneda es del Estado; el Estado es del Pueblo.

Luego, la moneda pertenece al Pueblo.

Entonces es ilegítimo permitir que intereses privados desvirtúen las funciones de la moneda y distorsionen sus parámetros. Ello comprende muy particularmente a la banca privada y a los especuladores. Nadie puede ser libre si se ejerce sobre el individuo la peor de todas las tiranías: la del bolsillo. Nadie podrá realizarse en una Patria que no se realice.

DUODÉCIMA SEGUNDA VERDAD

La Deuda Externa conforma la principal Hipótesis de Conflicto de la Argentina. Opera como instrumento primario de dominio sobre la Nación. Sobre ella deberán trabajar nuestras Fuerzas Armadas con el concurso decidido del Pueblo y bajo el concepto de Nación en Armas.

El gobierno debe elegir entre dos caminos mutuamente excluyentes: o se organiza nuestra economía para que sirva al Bienestar del Pueblo, o se la organiza para servir al pago de la Deuda Externa, como hasta ahora lo ha hecho el Régimen Perverso. No queremos que nos cambien de collar: queremos dejar de ser perros.

Para salir de la trampa de la Deuda Externa no existe escapatoria sin conflicto. Y cuando la Patria está en peligro, todo está permitido, salvo no defenderla.

DUODÉCIMA TERCERA VERDAD

No existe solución al problema de la Deuda Externa dentro del Sistema de la Deuda, dado que el mismo ha sido diseñado de modo que la Nación no pueda dejar de ser deudora. Consecuentemente, queda atado a las exigencias insaciables de la usura. Entonces aparece otra disyuntiva de acero: o nos ponemos de pie, o cuidamos los zapatos andando de rodillas.

DUODÉCIMA CUARTA VERDAD

El Bien Común, es el bien de la Patria, y debe primar siempre por encima de los egoísmos individuales y sectoriales. No puede existir nada, absolutamente nada, por encima de la Patria, con excepción de Dios que la ha creado.

DUODÉCIMA QUINTA VERDAD

Para superar la actual decadencia en que está sumida la Patria, la Argentina debe hacer exactamente lo contrario a lo que nuestros Enemigos quieren que hagamos. Este en sí mismo, ya es el mejor programa de gobierno que podrían ofrecer los empleados virreinales que pretenden ser candidatos. Ellos deberán elegir entre estar en el Frontispicio de los Héroes de la Patria, en el corazón del Pueblo, o recibir una medalla, aplausos y besos en Harvard de una caterva como la que va de Nixon a Bush.

DUODÉCIMA SEXTA VERDAD

Si la ideología de la globalización, impuesta desde afuera a través de los traidores de adentro, ha logrado debilitar a la Nación desde arriba hacia abajo, entonces su reconstrucción y fortalecimiento se logrará con la participación y el compromiso popular; o sea, desde abajo hacia arriba. Porque el fuego para calentar debe ir siempre de abajo.

En esta última instancia, sólo el Pueblo salvará al Pueblo.

Fuente

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada