lunes, 22 de mayo de 2006

Iran-Argentina, Enriquecimiento de uranio y algo mas

Para que tomen nota los amigos de Europa


Por Guillermo Lamuedra

El imperialismo norteamericano ha venido, de un tiempo a esta parte, amenazando a la república islámica de Irán con un ataque “preventivo”, por la supuesta amenaza que el plan nuclear iraní representaría para la “seguridad” internacional. Por lo tanto ante dichas amenazas hay que recalcar que el grado de enriquecimiento de uranio alcanzado por Irán es de apenas el 3,5%, muy lejos del 90% requerido por el uranio de grado militar, necesario para fabricar una bomba atómica. Por otro lado como las mentiras esgrimidas por los agresores norteamericanos para invadir la vecina Irak, con la supuesta existencia de “armas de destrucción masiva” (entre las cuales podían estar las atómicas), resultaron a la postre falsas, esto nos motiva desde ya mucha desconfianza por las supuestas razones que ahora esgrime la superpotencia mundial.

Por otro lado hay que aclarar al lego en la materia que las cinco grandes potencias, miembros permanentes del Consejo de Seguridad de la ONU, es decir EE.UU, Rusia, Gran Bretaña, Francia y China, salvo esta ultima, hicieron su primera bomba atómica en base a plutonio y no a uranio. Es mucho más fácil montar uno de los reactores llamados “plutonígenos”, que solo irradian uranio del cual se extrae el plutonio y que no producen electricidad, sino que su deliberado propósito es extraer el elemento químico ya mencionado para fabricar un explosivo nuclear, que construir una compleja central nuclear productora de electricidad que sirva a los mismos fines. Aclaremos que China, que hizo su primer explosivo sobre la base de uranio enriquecido, no se preocupó si no hasta la década de 1970 por hacer centrales nucleoeléctricas.

En cuanto a la comparación con Argentina y su plan nuclear, que fuera paralizado primero por Alfonsín y luego saboteado por el nefasto gobierno menemista, hay que aclarar ciertos puntos difíciles de entender para el lego en la materia y hacer un poco de historia. El 18 de noviembre de 1983, el entonces presidente de la Comisión Nacional de Energía Atómica (CNEA), que posteriormente seria desmembrada en tres partes por el gobierno de Menem, anunciaba al mundo que Argentina dominaba la difícil tecnología de enriquecimiento de uranio. Por aquella época poseían dicha tecnología y podían utilizarla soberanamente EEUU, URSS, Gran Bretaña, Francia y China. Los motivos de este proyecto, cuya planta se encuentra en la zona de Pichileufú-Pilcaniyeu, provincia de Río Negro son la negativa de EE.UU. de suministrarnos uranio enriquecido para nuestros reactores de experimentación, en algunos de los cuales se producen radioisótopos de uso medicinal. Aclaremos, para que nadie dude de la vocación pacifica de nuestro país, que el grado de enriquecimiento alcanzado era del 20%, también muy lejos de la pureza de grado militar.

En cuanto al reprocesamiento de combustibles agotados pero que aun contienen material fisil útil (uranio, plutonio) es necesario pues reprocesarlos tanto para recuperar dicho material como para eliminar residuos inservibles. El reprocesamiento es pues necesario para el cierre del ciclo de combustible. Para ello nuestro país encaró la construcción del llamado Laboratorio de Procesos Radioquímicos (LPR), paralizado durante el alfonsinismo y el menemismo. La posibilidad de contar con plutonio permite encarar posteriormente las tecnologías avanzadas de fisión, como los reactores reproductores rápidos (breeders), que usan elementos combustibles en base a plutonio y que generan mas combustible del que consumen. Por ejemplo, 5000 tU puestas en un breeder equivalen a todas las reservas de petróleo del Mar del Norte.

“La Historia de la Argentina Nuclear” es el libro de Guillermo Lamedra próximo a editar por Caminopropio


FUENTE

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada