sábado, 4 de marzo de 2006

Me concedo un articulo politicamente incorrecto




A propósito de Septiembre Negro

Las "Heroínas" de la Concertación Spilbergiana

Por Alexis López Tapia
Director Revista Acción Chilena

Cierto tipo de culturas -algunas de ellas más conspicuas que otras-, han tenido suma admiración por el rol de ciertas Hetairas.

Sí, esas supremas representantes del más antiguo de los oficios, que por algunas casualidades, de esas no contempladas por los robos teóricos de Einstein –ya saben, "Dios no juega a los dados"-, lograron transformarse en íconos supremos de la más alta dignidad y ética posibles.

Es claro, el caso de doña misia Golda Meir, suprema representante de las virtudes de Esther –la de Babilonia y el Purim-, quien ha sido elevada a la categoría divina de Erinia judaica por la mano mágica de Steven Spilberg.

En efecto, trastocando una realidad cotidiana -sancionada ya durante dos mil años por los cercanos misiles contra inválidos en sillas rueda, o las matanzas sacrifícales de un Sharon en Sabra y Shatila-, el director apuesta a que volvamos a creer que las antiguas leyes pre mosaicas del Thalion, el “ojo por ojo y diente por diente” son -en realidad- la herencia cultural de este occidente “judeo-cristiano” tan caro a los apologistas del Apocalipsis como George W. Bush.

Así lo dice en su reciente película –“documental” al estilo Shindler- sobre el atentado contra los deportistas representantes del Israel sionista en las Olimpiadas de Munich.

Alguien quiso decir que la intención del director había sido criticar tanto la violencia del terrorismo “idealista” como la del terrorismo “de estado”.

Siguiendo su lógica, apuesto que algún director nacional de encumbrada dote podría representar de igual modo la masacre de Natino, Parada y Guerrero, haciendo que los “justos” fueren, precisamente, los sicarios de la DINA o CNI, ya no recuerdo.

En el mismo sentido, otros quizá podrán ahora reivindicar con creces el asesinato cobarde de Jaime Guzmán –pese a que nunca me gustaron sus manos-, haciendo aparecer el “escape” de la cárcel de “ALTA SEGURIDAD”, como una especie de compensación divina por servicios prestados.

Pero, lamentablemente para ellos estamos en Chile.

En el mismo Chile de la Matanza de Santa María de Iquique, de Ránquil y de la Masacre del Seguro Obrero.

Es decir, en un Chile que desde Valdivia y Lautaro, no ha cesado nunca de ver como en nombre del Thalion se asesina mansalva a quienes simplemente no concuerdan con nosotros, por mucho que ellos y no nosotros sean quienes lanzaron la primera piedra.

Por eso mismo, supongo que esta película será muy del agrado del PC-AP, y quizá de otros cuantos que en su momento gozaron con la Primavera de Praga e hicieron gárgaras y abluciones con el asesinato del Ché Guevara entregado a la CIA por sus “compañeros” pro Moscú.

Por eso mismo, cuando en un lejano futuro, los verdaderos Comunistas que aún quedan en el mundo, y también los verdaderos “Fascistas” -que ciertamente aún existen-, sean ambos capaces de entender la fundamental paradoja de creer haber combatido la injusticia, y permitir que personajes como Golda Meir vivan en la memoria de los “justos”, podremos recién aspirar a un mundo donde, como decía Alone, Dios nos concedió la gracia de tener dos manos: "una izquierda para saludar puño en alto, y una derecha para extenderla vibrante saludando al sol".

Por eso Spilberg, sus Shindlers y Munich no tienen futuro: porque mientras seamos verdaderamente hombres, libres y conscientes, tendremos dos manos para abolir la herencia del Thalion y sus descendientes que aún gobiernan en Sion… y también en Hollywood

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada