martes, 28 de marzo de 2006

Ecologismo: Estafa Global


No se si alguien lo escribió antes para la historia, pero desde muy joven pensé que “Las Verdades a Medias, son Mentiras Completas”. Esto, que a todas luces es una Perogrullada, pasa desapercibida para muchísima gente –quizás por aquello de las ”mentiras blancas”, pequeñas mentiritas que resultan útiles para salir del paso en situaciones comprometidas, como cuando se nos pregunta “¿quiénes son los Reyes Magos?”, o “¿cómo venimos al mundo, papá?”.
Un caso bastante común es el caso del vendedor de autos usados que nos dice verdades a medias: “La chapa está intacta, jamás tuvo un choque”, “tiene neumáticos nuevos”, “es un modelo de alto rendimiento, muy bajo consumo”, “tecnología de avanzada”, “tapizado impecable”, “está regalado”, y muchas otras razones que todos hemos escuchado alguna vez. Los ingenuos lo creen y compran esta oferta sin más comprobaciones. Después comprueban que al auto le falta el motor. En la práctica, nadie compra un auto usado sin ponerlo en marcha y comprobar que funciona. Pero el ecologismo nos está tratando de vender un auto sin motor, porque saben que los ingenuos y los ignorantes no levantan el capot para ver si tiene un motor que funciona. La mayoría de la gente no tiene los conocimientos necesarios o suficientes para comprobar si el auto ecologista funciona o si es pura chatarra. Y lo compran convencidos por el impacto emocional que reciben. En realidad, el ejemplo de la falta de motor es un poco drástico. Las medias verdades del ecologismo se comparan a un cigüeñal a punto de cortarse, o a un pistón pinchado, o una junta de cilindros quemada, o cualquier otra cosa que nos obligará más tarde a gastar fortunas para reparar, cosa que no hubiese sucedido si el vendedor nos hubiese dicho toda la verdad desde un principio.

Pero, si lo hubiese hecho, jamás le hubiésemos comprado el auto.
El ecologismo nos pretende vender un producto fallido que deben esconder detrás de muy bien elaboradas mentiras y equívocos. Y tenemos que reconocer que sus técnicas de marketing son exitosas. Veamos que sucedería si los ecologistas nos dijeran toda la verdad, en lugar de ocultar aquellos hechos que arruinarían su brillante negocio:
Lo que dicen Lo que no dicen

El CO2 de la atmósfera ha aumentado desde 290 ppm en 1750 hasta 375 ppm en la actualidad. Esto ha provoca-do un calentamiento de 0,6°C desde 1860.
Entre los años 850 y el 1250 DC la concentración de CO2 era de 320 ppm, pero la temperatura era 2°C más alta que hoy. El CO2 no tenía nada que ver.
El Agujero de ozono fue descubierto en 1985 por los científicos ingleses del British Antarctic Survey.

El “agujero” fue descubierto en 1957 por George Dobson y los científicos franceses Leroy y Rigaud de la estación de Dumont D'Urville en la Antártida. Los CFC no tenían el extendido uso que tenían en 1985.
El DDT provoca cánceres de todo tipo, mataba a los pájaros, águilas, halcones, pelícanos, y adelgazaba la cáscara de sus huevos.

El DDT es un potente preventivo del cáncer. Durante los años de mayor uso (1940-1960) se produjo una explosión en la población de aves en los EEUU, espe-cialmente en el “petirrojo”, las águilas y los halcones, usados por los ecologistas como ejemplos de “especies en peligro de extinción”.
Los PCB de transformadores eléctricos causan cáncer en la gente que vive en las cercanías.
No hay ningún estudio científico validado que pruebe que los PCB causan cáncer en los seres humanos, a las dosis que se encuentran en el ambiente. Los trabajadores de la General Electric de Nueva York, después de 17 años promedio de contacto masivo con el producto, mostraban un tasa de cánceres un 10% inferior a la población en general.
La actividad de la humanidad está causando la extinción de 40.000 especies anuales.

Esta afirmación es la favorita de las organizaciones ecologistas para conseguir la detención del desarrollo de grandes regiones, promoviendo la creación de “reservas” y Parques Nacionales.
El cálculo de las 100.000 extinciones proviene de las afirmaciones hechas por Norman Myers en 1979 en su libro “The Sinking Ark”, y tomada por la comunidad ecologista para usarlo como propaganda. El argumento usado por Myers fue: “Supongamos que durante los próximos 25 años de Siglo 20 veamos la extinción de 1 millón de especies. Esto equivale a la extinción de 40.000 especies por año”. Es la única razón “científica” dada para el cálculo: “supongamos”.
La realidad es que todos los años se descubren nuevas especies y que no se constata la desaparición de ninguna –aunque es virtualmente imposible constatarlo, con seguridad habrá algunas pocas especies que han desaparecido, como ha venido ocurriendo desde la creación de la Tierra.
Los glaciares están retroce-diendo en todas partes del mundo, contribuyendo al aumento del nivel de los mares.

El World Glacier Monitoring Service (WGMS) de Suiza controla el estado de los glaciares del mundo. De su base de datos se obtiene las siguiente cifras.

Total de glaciares en el mundo: 58.585

En retroceso: 8.691
En Avance: 1.180
Estacionarios: 10.621
Sin datos: 38.093
Resumen Porcentajes: En retroceso: 14,84%
Sin retroceso: 12,25%
Desconocido: 72,91%
Los glaciares más grandes están en avance en la Patagonia (Perito Moreno), en Chile (Pío XI), en Nueva Zelanda (Franz Joseph y otros), en Noruega (Briksdalsbreen, y otros), en Alaska (Hubbard, McKinley y otros). El retroceso de la mayor parte de los glaciares comen-zó a registrarse a partir de 1750, como consecuencia de la salida de la Tierra de la Pequeña Edad de Hielo.
El aumento del nivel de los océanos sepultará bajo las aguas a las islas del Pacífico, en especial Tuvalu, y causará inundaciones en las costas de todo el mundo.

La Instalación Nacional de Mareas, con base en Adelaide, Australia, ha desechado los reclamos de Tuvalu por ser infundados. El servicio ha mantenido un preciso monitoreo de los niveles del mar en Tuvalu. De acuerdo a su último parte de prensa sobre el tema, "Nivel del Mar en Tuvalu: Su Actual Estado", la INM concluye que "El registro histórico desde 1978 hasta 1999 indica un ascenso del nivel del mar de 0,07 mm por año" Son 7 centésimas de milímetro anuales hasta 1999. Desde entonces hasta el 2005, el nivel del mar ha descendido en el pacífico y el Océano índico, haciendo que las Islas Maldivas sean más altas que antes.
Nos recuerdan al Jefe Seattle y su sabiduría ancestral: "Soy un salvaje, y no comprendo ninguna cosa de otra manera. He visto mil búfalos pudriéndose en la pradera, dejados por el Hombre Blanco que les había matado desde un tren que pasaba, y no entiendo cómo el humeante caballo de hierro puede ser más importante que el búfalo que noso-tros matamos solamente para seguir vivos."O también: "La Tierra no pertenece al Hombre; el Hombre pertenece a la Tierra.""El aire es precioso para el Hombre Rojo, porque todas las cosas comparten el mismo aliento: la bestia, el árbol, el Hombre." "¿Qué es el Hombre sin las bestias? Si todas las bestias desapareciesen, el Hombre moriría a causa de una enorme soledad del espíritu. Porque todo lo que le ocurre a las bestias, pronto le ocurre al Hombre."

Sólo hay un problema: las citas son una falsificación . El fraude lo descubrió la periodista Paula Wissel durante la elaboración de una nota para el 125º Aniversario de la muerte del Gran Jefe Seattle.Las palabras no son del Jefe Seattle en 1854, sino las de un libretista de la televisión de 1970, Ted Perry, que actualmente enseña cine y teatro en el Middlebury College. Perry escribió el discurso como parte del libreto de una documental sobre el ambiente llamado "Hogar", patrocinado por la Comisión de Radio y Televisión Bautista del Sur, y mostrado en la cadena ABC-TV.Había sido un miembro de la misma tribu Suquamish quien alertó a Wissel sobre la falsedad del asunto, mientras ella realizaba su investigación sobre la vida del Jefe Seattle (o Sealth), en cuyo honor la ciudad lleva su nombre. Ella comprobó la historia con Rick Caldwell, en el Museo de Historia e Industria de Seattle. Caldwell y un investigador alemán, Rudolf Kaiser, habían rastreado el origen del mito hasta encontrar a Ted Perry. Como lo narra Caldwell, Perry estaba buscando algunas citas del siglo 19 para incluir en su libreto ecologista, pero "no pudo encontrar a ningún indio de 1850 que hablase la jerga ecologista de 1970."Una de las principales claves de que las citas son falsas concierne a los búfalos muertos desde el tren: "No se crían búfalos en estos humeda-les" y "los trenes no llegaron hasta Seattle sino 14 años después de la muerte del Jefe Seattle."
Las papeleras de Fray Bentos causarán la muerte de los pobladores de Gualeguaychú por cánceres provocados por la dioxina que verterán en el Río Uruguay.

La concentración de dioxina en el agua potabilizada de las ciudades varía ente 10 y 240 microgramos de dioxina por litro, con un promedio de 120 microgramos. La gente bebe dos litros diarios, lo que equivale a una ingesta de 120 microgramos diarios.El sistema de control y purificación de aguas de las futuras plantas de celulosa, usando el sistema ECF, añadirá al agua del Rió Uruguay UN MICROGRAMO por litro de agua. El actual nivel de dioxinas de origen natural en las zona de Fray Bentos y Gualeguaychú varía entre 7 y 21 microgramos por litro.No hay ningún estudio replicado y verificado que pruebe que la dioxina provoque cáncer en los seres humanos. Si lo hace en algunas ratas y cobayos cuando se loes administra dosis decenas de miles de veces más altas que las halladas en el ambiente.
Las papeleras, como también la industria en general emiten contaminantes que causan lluvias ácidas.

El agua de la atmósfera contiene normalmente ácido carbónico proveniente de la disolución del dióxido de carbono, y el pH de la lluvia limpia (aún en las regiones más prístinas) tiene un pH 5.0 a 5.5. Para hacerlo más claro: el pH del agua de lluvia se com-para con el de las zanahorias, que es pH 5.0, y está entre la acidez de la espinaca y de la banana, que son pH 5.4 y pH 4.6, respectivamente.Para dar un último ejemplo, el agua de lluvia es mucho menos ácida que nuestro popular "mate" en bombilla (pH 3.8) o las gaseosas (pH 2.8). Es creencia genera-lizada que cualquier pH por debajo de 5.0 resulta perju-dicial para el ambiente. No es así. Los lagos, arroyos, ríos y lagunas reciben materiales disueltos, ya sean ácidos o alcalinos, provenientes del escurrimiento de los suelos o de los terrenos donde están esos cuerpos de agua. Los lagos ácidos y los alcalinos son una ocu-rrencia natural, y existen sin ninguna intervención humana.

Conclusiones
Para dar una lista completa de los automóviles sin motor que el ecologismo nos quiere vender, y la explicación de su falta de ciencia verdadera, serían necesarias varias enciclopedias. Un breve catálogo de todas las marcas de autos sin motor que el ecologismo tiene en venta, es el libro de mi autoría Ecología: Mitos y Fraudes, publicado en este mismo sitio web, el que podrá bajar gratis –sin siquiera decir “gracias”– para salir de dudas.Dicen algunos que tiene un motor Ferrari, 12 cilindros en V, de 650 HP. Usted dirá si es así –o apenas si llega a ser el de un Fitito 600. Usted es el juez.


Eduardo Ferreyra

Presidente de FAEC
Marzo 26, 2006


FUENTE

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada