jueves, 12 de enero de 2006

El caso de Ivan John Demjanjuk



Por Gilad Atzmon

La historia de Ivan John Demjanjuk comenzó en 1975, cuando en el senado de los Estados Unidos empezó a circular una lista con los nombres de presuntos criminales de guerra nazis. La lista procedía del KGB, al parecer de material capturado por el Ejército Rojo. A Ivan John Demjanjuk se le acusaba de ser «Iván el Terrible», un operador de cámara de gas particularmente siniestro del campo de exterminación de Treblinka. A pesar de que los estadounidenses habían identificado a Demjanjuk como guardián en el geográficamente lejano campo de Sobibor, fueron los «testigos supervivientes» quienes lo situaron en el campo de Treblinka. Para Demjanjuk, aquello representó una batalla legal de dieciocho años. En primer lugar, se le arrebató la ciudadanía estadounidense (1985). Poco después, fue extraditado a Israel para ser procesado como criminal de guerra. A lo largo de su batalla legal, Demjanjuk negó los cargos. Según él, nunca había sido «Iván el Terrible».

El 18 de abril de 1987, doce años después del inicio de la saga legal, Damjanjuk fue condenado a muerte por un tribunal israelí.

En 1990, tras la caída de la Unión Soviética, los archivos del KGB fueron expuestos al gran público. Sólo entonces se reveló la espantosa verdad: el «certificado Trawniki», que condujo a las sospechas contra Ivan John Demjanjuk, era una falsificación soviética (llevada a cabo para inculpar ucranianos como partidarios de los nazis).

Poco tiempo después, el tribunal supremo israelí tuvo que admitir que toda la historia de Demjanjuk era una fabricación de principio al fin. El 22 de septiembre de 1993, Demjanjuk fue liberado. El tribunal supremo israelí tuvo que rechazar la «prueba de los testigos».

La pregunta que uno debería hacerse es cómo es posible que un testigo se ponga delante de otro anciano, al que nunca antes ha visto, y lo acuse de ser un terrible asesino y un criminal de guerra.

He aquí lo que los testigos oculares confesaron ante el tribunal:

«Estoy convencido de que el hombre que está sentado frente a mí es Iván el Terrible de Treblinka» (Pinhas Epstien, 23 de febrero de 1987).

«Este hombre es Iván, sin duda alguna, Iván de Treblinka. El de las cámaras de gas, el hombre que estoy mirando ahora.» (Eliyhau Rosenberg 25 de febrero de 1987).

¿Qué clase de mentalidad psíquica conduce a un funcionamiento así? A menos que los señores Epstien y Rosenberg fuesen dos auténticos bandidos, cosa que dudo, asumo que la culpa se le debe echar a la «mentalidad de víctima», que da lugar a una forma de aborrecimiento que va más allá de la razón. Tanto Epstien como Rosenberg se pusieron frente a un hombre inofensivo e inocente pensando para ellos mismos: «aunque usted no sea Iván el Terrible, lo es». Como puede verse, la mentalidad de víctima nos permite funcionar según una nueva lógica, con la cual alguien puede ser «P» y no ser «P». «No importa si usted no es Iván el Terrible, mientras que lo sea». Esta obvia contradicción lógica sólo es posible cuando el juicio ético niega por completo la existencia de la razón.

Quien es Gilad Atzmon?

Jazzman, escritor y activista de izquierda, el polifacético Gilad Atzmon es una estrella ascendente de la escena cultural británica. Nacido en Israel y criado dentro del judaísmo, se exiló a Londres en los años noventa. Apoya sin matices la liberación del pueblo palestino, se opone de manera rotunda al principio racial del Estado de Israel y milita a favor de la creación de un único estado democrático, que acogería en su seno tanto a palestinos como a israelíes. Su último CD, grabado con el multicultural The Orient House Ensemble, se titula Exile. Gilad Atzmon ha publicado una novela, Guide to the Perplexed, que con el título de Guía de perplejos acaba de aparecer en castellano bajo el sello de Ediciones del Bronce (Grupo Editorial Planeta, Barcelona 2003). El lector puede visitar su sitio web en el siguiente URL: http://www.gilad.co.uk/

Otros temas del autor

Mel gibson y el mito judeocristiano

Gilad Atzmon, músico y disidente

Sobre el antisemitismo

Sharon avanza hacia la Guerra Mundial

La Pasión de Arafat

Arde Londres

El nacimiento de la tragedia: la mentalidad de víctima

La belleza como arma política

Israel: Sangre, tierra y arte

El caso de Amir Peretz

“La conjura contra América”, una reseña crítica y un examen de la realidad

Mas temas

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada